La importancia de la técnica

En este momento de intenso trabajo en dibujo y pintura, he estado pensando mucho en lo importante que es tener un excelente dominio técnico de los medios que uno elige para trabajar, ya sea como artista, ilustradora, etc. Desde que empecé a ilustrar Botánica y Ciencias Naturales, me obsesioné con perfeccionar mi técnica al máximo. También dentro de mi trabajo artístico, que se nutre de la tradición Naturalista, es fundamental que el dominio técnico sea impecable.
Sólo el trabajo constante permite superar las propias limitaciones y miedos. Como en cualquier disciplina, no hay tiempo para dormirse en los laureles.
Ahora estoy tomando un curso de Ilustración Botánica que parte desde cero. Hay que hacer todos los ejercicios desde el principio, los mismos que enseño. Es impresionante todo lo que se aprende de ellos, porque por muy simples que puedan parecer, ayudan a ver cuáles son las debilidades y así es posible dedicar tiempo a mejorarlas. Por eso recomiendo a todos de vez en cuando volver atrás a hacer esas cosas que a veces creímos aburridas o inútiles…¡podrían sorprenderse!

Inspiraciones de viaje: Elizabeth Blackadder

Hoy en la mañana decidí caminar hacia las galerías de Arte Moderno de Escocia. Son dos galerías “hermanas” ubicadas en un gran parque y separadas por una calle -y cientos de metros cuadrados de parques y esculturas. “Mod 1” y “Mod 2” albergan una excelente colección marcada sobre todo por el surrealismo, los coloristas escoceses, algunas obras de Pop Art temprano, Dadá, etc. En esta ocasión me encontré con una exhibición temporal dedicada a la obra gráfica de Edvard Munch, que me gustó muchísimo. Vale la pena mirar trabajos suyos menos conocidos, que nos sacan de la imagen del “Grito” y que nos muestran otros temas desarrollados por Munch, como la relación hombre – mujer y la enfermedad de su hermana menor. Lo que todo tiene en común, es la angustia, la ansiedad, el abandono, la soledad y la desesperanza. 
Saliendo de esta bella tristeza, bajé a la tienda de la galería -claro, ¡cómo no visitarla! y me encontré con un interesante catálogo que llamó mi atención en seguida, y apenas lo revisé me di cuenta que estaba ante una artista increíble, que puse entre mis favoritas sin pensarlo. Se trata de Elizabeth Blackadder, artista escocesa quien el año pasado tuvo su retrospectiva en la Scottish National Gallery of Modern Art, en el marco de la celebración de sus ochenta años de vida (ella aun sigue trabajando en su taller de Edimburgo).
                                                                  Elizabeth Blackadder 01
Me encontré con una obra fresca, bella, alegre, talentosa y con una variedad de temas que atraen por su colorido, la forma en que interpreta el espacio y la perspectiva, los motivos botánicos, los orientales, los gatos, los moluscos. Para mí en este momento se trata de una pintora que quiero conocer más a fondo y me provocó muchas ganas de explorar otras posibilidades, más allá del naturalismo. Es fácil encasillarse en una forma de ver las cosas, por eso es bueno ver a otros hacer lo contrario. 
El trabajo de Blackadder me llama a traspasar nuevas fronteras y quizás a volver a mi más auténtico ser artista, a esa que estudiaba arte sin pretensiones, ni prejuicios, ni mañas de esas que llegan con la instrucción formal. Moverse entre los diferentes espectros de la creación es al final, la mejor forma para ser libre dentro de una misma y en el mundo.
                                                                   Elizabeth Blackadder 02

  
                                                                                      Elizabeth Blackadder 03

                                                                                   Elizabeth Blackadder 04


                                                                                      Elizabeth Blackadder 05

Visita al Jardín Botánico de Logan

El Jardín Botánico de Edimburgo -que de ahora en adelante llamaré RBGE- está a cargo de otros jardines ubicados en diferentes localidades de Escocia. Hoy tuve la oportunidad de visitar el Jardín Botánico de Logan, ubicado en la costa suroeste de Escocia y que tiene la ventaja de ser una zona bajo la influencia de las cálidas aguas de la Corriente del Golfo, lo que crea una suerte de micro clima en la región y permite que en este lugar crezcan perfectamente muchas especies de nuestro país y de zonas de climas sub tropicales como Nueva Zelanda, Australia y el sur de África. 
Aunque no es de gran tamaño, está bellamente diseñado. En esta época del año, verano en Europa, es especialmente atractivo debido a la gran cantidad de plantas en período de floración. Hay rododendros, fucsias, calceolarias, leguminosas muy exóticas y bulbosas. También me llamaron la atención unos pequeños sapitos grises cafesosos que viven entre la humedad de las plantas. 
Dentro de algunas semanas podré pasar unos días trabajando en este lugar, dibujando especies chilenas que allí se encuentran. Las alstroemerias se dan aquí particularmente bien.

Posteando desde el Royal Botanic Garden, Edimburgo – Escocia

Hola queri@s amig@s de Mi Naturalismo!

Estoy contentísima de estar escribiendo desde la antiquísima ciudad de Edimburgo, Escocia. Estoy aquí para llevar a cabo una pasantía en el Royal Botanic Garden de esta ciudad, financiado por Fondart y con el apoyo del Museo Nacional de Historia Natural.
El Royal Botanic Garden de Edimburgo tiene más o menos cuatrocientos años de existencia y es uno de los cinco jardines botánicos más importantes del mundo.

Estaré publicando semanalmente los avances de mi trabajo y otras cosas interesantes que pueda conocer durante mi estadía.

Están todos cordialmente invitados a seguir esta publicación y a difundirla entre las personas que quieran saber más sobre cómo es el trabajo en un Jardín Botánico, quiénes trabajan, cómo lo hacen, cuáles son sus objetivos y cómo ven el estado actual de nuestro apreciado mundo natural.
Espero tenerlos por aquí y que disfruten de este viaje conmigo.

Saludos!