Herbario de Orquídeas en Plop! Galería.

El pasado sábado 12 de noviembre inauguramos en la conocida Plop! Galería una exposición colectiva dedicada a la ilustración de plantas. “Naturaleza Ilustrada” reúne a seis artistas+ilustradores que nos dedicamos a este tema, desde diversos puntos de vista. La expo estará abierta hasta fines del mes de diciembre.

La obra que presento en esta ocasión, es un conjunto de 4 trabajos realizados durante mi Residencia en el Herbario Nacional (MNHN), a principios de este año.

Primera página del Diario de mi Residencia: Placea sp.


El herbario es una herramienta propia de la investigación botánica, que tuvo su apogeo en la era de la Inglaterra Victoriana. En esos tiempos, la práctica de herborizar se hizo muy masiva y fue un gran vehículo para la popularización de la botánica. Personas comunes y corrientes construyeron riquísimos Herbarios llenos de especímenes colectados en jardines, senderos, bosques y lugares remotos. Muchos de ellos hoy forman parte de las colecciones de jardines botánicos del mundo y además se transan como obras de arte en casas de remate de antigüedades. Hay un misterio en la estética del herbario que no podemos negar: la planta detenida en el tiempo, muchas veces bellamente dispuesta en la página, con sus colores desteñidos, tan distintos a los de las plantas vivas. Estos especímenes forman un universo muy interesante, lleno de anécdotas de viajes, tráfico ilegal de especies, descubrimientos fortuitos, luchas contra insectos voraces, colecciones románticas, y mucho más.
En este período de observación, me interesé particularmente por algunas algas y sobre todo por las orquídeas de nuestro país, pues algunas de ellas constituyen hermosos ejemplares con sus especiales venas negras y colores cobrizos y nacarados.
Primera orquídea de la serie: Chloraea nudilabia.

De esta manera, he realizado hasta ahora 4 obras que muestran especímenes de esta colección. Son plantas que han perdido el volumen, totalmente prensadas y secas. No existe el verde, y todo parece una fina cáscara de cebolla a punto de romperse.
Las dos obras que vemos más arriba fueron pintadas pensando en una solución más sintética, que diera cuenta de lo plano de cada modelo. La que viene a continuación en cambio tiene todos los detalles y colores que pude observar.
Espero que puedan hacerse el tiempo de ir a ver “Naturaleza Ilustrada” a la galería Plop! y disfruten de los trabajos de todos los artistas, realmente vale la pena!

Buscar respuestas…algunas podrían estar en los libros (¿?)

Herbario de Cloraea magellanica
Acuarela sobre papel, 2016
En estos tiempos tan confusos y caóticos, con tanta gente, tantos acontecimientos terribles y geniales ocurriendo al mismo tiempo, se me hace necesario buscar algunas respuestas que me ayuden a estructurar mis pensamientos y organizar la avalancha de información que recibo todos los días. Desde mi vida cotidiana, mis reflexiones profesionales, ver los lugares de mi casa que no he ordenado, decidir si mando o no a mi hija al jardín infantil (y a CUÁL!!!), ver los pulgones en el rosal, la basura que dieron vuelta los perros y así hasta llegar a que Donald Trump es candidato en USA, los coreanos están tirando misiles nucleares y más encima en mi comuna salió el candidato de la derecha que tiene malos antecedentes de corrupción.
Todos los días, todo el día estamos rodeados y ahogados en mares de información. Que van acompañados de la realidad física en la que habitamos y habitan todos (desde tú que estás leyendo hasta las tijeretas que entran a invadir mi taller). En este caos, con el cambio climático y los gobiernos inoperantes, la naturaleza ultrajada, la gente cansada e hiperventilada…no puede existir la noción de estabilidad ni tranquilidad con que muchos sueñan. Este es el mundo de la cuerda floja, donde cada uno debe inventarse el camino, el sustento, la filosofía de vida.
Pensando en todo esto y más, me encontré con dos libros de investigadoras y pensadoras que desentrañan este sentir, le ponen nombre y ejemplifican con situaciones el extraño pasaje en que nos encontramos. Y cuando digo “encontramos” pienso en todo lo que está vivo y en lo que forma parte de este planeta. Estoy leyendo los dos al mismo tiempo y aun no he terminado ninguno. Se pueden comprar en Amazon y leer en el Kindle o iPad (si no te molestan los libros digitales…los en papel no son baratos en este caso).
The Mushroom at the End of the World
On the possibility of life in capitalist ruins
Anna L. Tsing
En este libro, la investigadora Anna L. Tsing hace un increíble recorrido por la historia de los hongos Matsutake. Estos hongos, una delicatessen por siglos en Japón, se han adaptado increíblemente a los obstáculos de nuestros tiempos y con ellos países, personas, plantas y animales han encontrado una red donde sostenerse. Impresionantes hallazgos y reflexión.
Staying with the Trouble
Making Kin in the Chthulecene
Donna J. Haraway
Este otro libro, envuelve al anterior. Haraway desarrolla una compleja pero sensata teoría sobre cómo se entretejen seres vivos, procesos históricos, teconologías, Naturaleza, etc., para derribar el pensamiento antropocéntrico, cuestionar el denominado “Antropoceno” como concepto para la época que estamos viviendo y propone un nuevo multi punto de vista en que nos insta a hacernos parte activa de los problemas urgentes que afectan a toda la gran malla de seres, situaciones y relaciones que habitan este planeta. Es un llamado a la acción, y al menos para mí, un remezón en muchos sentidos. Ella además, promueve fuertemente la colaboración Arte – Ciencia para lograr efectos en los cambios que deseamos provocar. Estoy recién partiendo por lo tanto aun no tengo posibles críticas u otro tipo de observaciones. 
Para los artistas, es importante estar siempre preguntando, siempre investigando y descubriendo más allá de nuestros temas. En mi caso, encontrar un marco teórico, un enfoque o más bien un punto de vista que me haga sentido para mi trabajo y mi vida, es fundamental. Quise compartir estos hallazgos con ustedes y quizás más adelante, podamos conversar al respecto.