Tres libros que te ayudarán a dibujar mejor tus plantas.

Hoy quiero compartir otro grupo de libros que me han servido mucho como referencia para cuando tengo dudas sobre cómo dibujar algún detalle de una planta que no logro descifrar bien, o si necesito aclarar el nombre de algo, o bien ahondar en grafito y lápices de colores, que no son mis técnicas fuertes. 

Estos tres libros te pueden ser de gran utilidad para esos momentos en que puedes estar confundido y necesitas aclarar conceptos, formas, etc. 
Dejaré el link a Amazon en el título para que puedas ver otros detalles ahí.
1) El primero es “Plant Form – An Illustrated Guide to Flowering Plant Morphology” de Adrian D. Bell, ilustrado por Alan Bryan.
En este libro se analizan, capítulo ras capítulo, diferentes estructuras que encontramos en el mundo vegetal. Desde tipos de tallos, raíces, formas de frutos, estructuras de hojas, tipos de flores y muchísimo más. Plant Form es un libro al que recurro constantemente cuando estoy ilustrando plantas que no entiendo bien y sin duda es excelente a la hora de aclarar dudas. Lo tengo hace varios años y lo uso bastante.
2) El siguiente libro es “A Botanist’s Vocabulary – 1300 Terms Explained and Illustrated” por Susan K. Pell e ilustrado por Bobbi Angell.

En la misma línea que el libro anterior, “A Botanist’s Vocabulary” recorre 1300 términos de botánica y los explica de manera simple y breve, a modo de glosario. Gran parte de ellos están ilustrados. Este libro es mucho menos complejo que el anterior y es de muy fácil uso y referencia. Lo recomiendo como guía rápida para aclarar qué significa algún término botánico que no comprendes bien.
3) El tercer y último libro de esta lista es “Botanical Drawing using Graphite and Coloured Pencils” de Sue Vize.
Este libro salió hace poco, en 2016 y tiene la estructura que básicamente tienen todos los libros para aprender ilustración botánica (materiales, técnicas, algo de botánica) pero me parece que dentro de la cantidad de libros que hay de este tipo, Sue Vize logró aportar con su forma de organizar los contenidos y exponer las distintas técnicas que utiliza. Muy recomendado para quienes quieren hacer ilustraciones científicas en grafito y lápices de colores, que cada día gana más adeptos. 
Espero que te des el tiempo de mirar estos libros y no dejes de contarme qué te parecen si los tienes o si los compras. ¿Hay algún libro que quieras recomendar para que revise y postee en el blog?
Cuéntame en los comentarios.
G<3 div="">

El Collage como alternativa creativa.


La página dedicada a las flores – Diario de Collages 2019

Estoy de vacaciones hace algunos días con mi familia, en la playa. Han sido días muy agradables de descanso, vida familiar, y casi desconexión total. Digo casi, porque esta vez he dejado una pequeña ventana de trabajo abierta para que cuando llegue marzo no me encuentre con una montaña de cosas por hacer si no con un cerro manejable (espero!!!).

Cada vez que venimos a la playa, traigo conmigo una bolsa llena de materiales para pintar, que sé que no usaré. Ellos vienen de paseo “por si acaso” hay tiempo, por si encuentro algo bonito, y muchos etcéteras. Pero siendo honesta cuando estoy de vacaciones, no tengo ganas de hacer lo mismo de siempre. Me mentí por años, pensando que tenía esa capacidad de pintar con una hija de dos meses, o muy cansada, o con una niña que solo quiere jugar, etc. Pero esta vez, aunque seguí con el autoengaño y me traje mis acuarelas hechas a mano (claro, porque no son las de trabajo, son las de amor al arte, diversión), traje otros materiales que sí estoy disfrutando un montón y de hecho, agradezco haber tenido la idea.

Motivada por el post de una gran amiga editora en Instagram, donde contaba que tomó un curso de collage con la gran Alejandra Acosta y que estaba feliz, me dije: “Hace unos 15 años atrás hacías muchos collages y te encantaba. De hecho, por más de un año fueron tu obra plástica. Retómalo!!!”

Simplemente sacar una página y ponerla en mi cuaderno hace que quiera hacer cosas con ella. 


Y así lo hice. Me compré un cuaderno súper grande (en las fotos) y con un papel para multi técnicas (podría habérmelo ahorrado, pero tengo el mal de querer un cuaderno nuevo para TODO). También compré una barra de pegamento y puse una tijera en el estuche. Eso es todo lo que se necesita. El tesoro son las imágenes. Fui tras los pasos de mi amiga y llegué a un vendedor de libros usados que es como el proveedor de todos los vendedores de libros usados, un Diógenes de VERDAD. Y me compré dos volúmenes empastados de enciclopedias Códex, unas enciclopedias chilenas de los 50′-60’s que deben haber sido bastante buenas en su tiempo, con mucha información de muchos temas. Hoy día, lógicamente, está obsoleta en la gran mayoría de los temas, porque el planeta ha cambiado demasiado en 60 años. Pero las ilustraciones son un puente al pasado muy bello, tienen algo especial que cautiva. Será que todos son dibujos a mano, no existen fotos. Sólo dibujos e infografías a mano. Fantástico.

Este collage es la mitad de una imagen que construí pensando en mis acuarelas hechas a mano y en los diferentes intereses que he estado cultivando los últimos años.

Me demoré unas dos semanas en poder recortar esas enciclopedias. Las miré por varios días, recordé cosas. Pero aquí en la playa me libero de lo estricto, así que las recorté y ha sido muy entretenido. No tiene propósito alguno, sólo diversión. Y estoy creando pero de forma relajada, sin presiones de ningún tipo. Ésos momentos creativos son geniales porque son muy transparentes. Arte por el arte.

Creo que es positivo hacer un buen balance entre el artista y el científico. El tiempo haciendo Ilustración Botánica igual me distanció del lado más creativo y libre. Siento que los científicos creen que el proceso del arte es igual al de la ciencia pero no. El arte es espontáneo y sin ataduras, libre. Las cosas no tienen que ser útiles en el arte.
Por otro lado, tener ciertos límites y restricciones ayuda a aprender muy bien una metodología o técnica. Pero la libertad creativa sin límites, no tiene precio.

Este es el collage donde muestro las ganas que tengo de visitar Japón.

Como ves, son selecciones de cosas que me gustaron. Ahora si quiero puedo dejarlas así o hacer algo más en las páginas, que también es muy entretenido. Es muy bueno tener un arte por el arte en la vida.
¿Tienes un espacio de creatividad propio, feliz, y que no se sienta como un trabajo o bajo presión? Cuéntanos para saber.

Arriba y abajo.

Este es mi cuaderno 🙂