Beatrix Potter (1866 – 1943)

Miss Potter, una de las más creativas mujeres nacidas en la Inglaterra victoriana dedicó su vida desde temprana edad al dibujo de animales, insectos, plantas y hongos. 
Era una niña tímida pero inquieta, y amaba la naturaleza. Tenía un talento extraordinario para el dibujo, y desde niña comenzó a ilustrar el paisaje que la rodeaba. Se sentía muy atraída por las ciencias naturales y por eso intentó ingresar a la escuela del Jardín Botánico de Kew, pero fue rechazada por ser mujer. De hecho, hoy en día se la reconoce por haber sido una de las primeras en observar que el liquen es una asociación de algas y hongos.
Sin embargo, lo que la hace más conocida para todos son sus hermosos cuentos infantiles ilustrados, donde “Peter Rabbit” es el primer personaje creado por la artista. Fue complicado para ella lograr la publicación de sus cuentos, pero al conseguirlo estos se vendían muy bien y le permitieron recibir un sueldo por su trabajo, algo bastante difícil para las mujeres de su época.
Beatrix estuvo toda su vida dedicada a la proteger la naturaleza de la región donde vivía (Lake District, Inglaterra).
Para mí es un admirable ejemplo entre las tantas mujeres que vivieron en la Inglaterra de su tiempo, pues nunca dejó de hacer lo que la apasionaba a pesar de las dificultades que se le presentaban por su género. Además, ella como muchas otras (desde el siglo XVIII,) representa a las primeras generaciones de mujeres que dedicaron su trabajo artístico, científico, literario, sus viajes y exploraciones a desarrollar ideas que impulsaron la conservación de la naturaleza, el cuidado de los animales y la educación a los niños buscando que ellos fueran diferentes en el futuro. Gracias a mujeres como ella, las que vivimos hoy día nos contagiamos de su espíritu y vemos que es menos complicado de lo que creemos.

Para saber más, visita el sitio oficial de Beatrix Potter http://www.peterrabbit.com/home.asp

El Jardín Botánico

 
Esta composición surgió tras varias visitas que hice al Jardín Botánico Nacional en Viña del Mar. Este es un jardín que contiene colecciones de diversas especies endémicas de la zona, además de plantas endémicas del archipiélago Juan Fernández e Isla de Pascua. Es un lugar ideal para pasar el día ejercitando el dibujo de hojas, flores, árboles, aves y paisaje en general.
Espero que la próxima visita sea con mis alumnas de taller.

Ultimos encargos

Martín pescador y plantitas rivereñas del sur que no fueron identificadas por las personas que hicieron el encargo.

Siete Colores y el Zorro

Este cuadro me gusta mucho. Quiero continuar con la idea de entrelazar diferentes modelos y armar composiciones que me recuerdan a los libros de cuentos antiguos. Eso sí, la idea es que las plantas y animales sean parte de nuestro paisaje. El pájaro es el Siete colores, que habita en los humedales del sur, y el zorro es el de Chiloé. 
Este trabajo mide aprox. 60 x 45 cm. y es acuarela sobre papel. Ahora se encuentra en Galería Artium.

Marianne North y su aporte a la ilustración botánica en Chile y el mundo

Marianne North nació en Hastings Inglaterra en 1830. Esta mujer victoriana representa perfectamente el espíritu aventurero de muchas mujeres europeas de la época, que atraídas por la idea de conocer mundos “salvajes” abandonaban el estilo de vida de sus congéneres y emprendían largos viajes en búsqueda de nuevos horizontes. Muchas de ellas se sentían fuertemente ligadas a la naturaleza y sus secretos, a las ciencias naturales y la antropología. Las había cazadoras, pescadoras, coleccionistas de aves, plantas e insectos.
Entre 1870 y 1920 tenemos a las primeras mujeres que desarrollaron lo que hoy llamamos “conciencia ecológica”, dedicando sus vidas a escribir y hablar públicamente sobre la importancia de proteger a las especies animales (como el caso de las aves cuyas plumas eran usadas para decorar sombreros y uniformes militares) y vegetales, promoviendo el cultivo en los hogares y espacios públicos. Otras escribieron e ilustraron literatura infantil con el objetivo de educar a los niños y enseñarles a querer y respetar a los animales.


El caso de North es bastante especial. Hija de un importante político (Friederick North), desde pequeña quiso estudiar música y canto, pero más tarde decidió abandonar esta disciplina para dedicarse a la pintura. Marianne era muy apegada a su padre y nunca se casó. Con él empezó a viajar por el mundo: juntos fueron a Marruecos, Egipto, Italia y Grecia. A la edad de cuarenta años, su padre fallece y ella se siente muy triste y deprimida. Por eso, decide dejar su hogar en Inglaterra y emprende un viaje a Canadá con una amiga -después continuará sola-, y desde este momento comienza a registrar por medio de la pintura al óleo las especies vegetales que encuentra más significativas de cada lugar que va visitando. De este momento, no se detiene y visita Estados Unidos, Jamaica, Brasil, Tenerife, japón, Singapur, Sarawak, Java, Sri Lanka, India, Australia, Nueva Zelanda, Sudáfrica, las islas Seychelles y por último Chile.



Algunas de las plantas que pintó fueron registradas por primera vez, por lo que fueron nombradas en su honor.


Su viaje a Chile fue el último (1884) y aunque duró solamente cuatro meses, produjo bellas imágenes de nuestra flora y paisaje de la época.


Los trabajos de Marianne North se pueden apreciar en una galería que ella misma construyó en the Royal Botanic Gardens, Kew, Inglaterra. La obra que produjo estando en nuestro país, fue publicada por editorial Pehuén bajo el título “Chilean flora through the eyes of Marianne North” o “Flora chilena bajo la mirada de Marianne North“.









Nepenthes northiana, planta                                        Nido del Izuallaxis sordida, Molina, Chile.
del  Sudeste asiático nombrada
en su honor.