Cosas que he visto: Antiguas formas de registrar.

Hace un par de años visitando el Museo Británico, me encontré con una pequeña e interesante vitrina que contenía un par de catálogos imperiales chinos, donde un dibujante había pintado en acuarela todos los objetos de valor pertenecientes a la colección del Emperador. Los libros eran metros de papel de arroz enrollados sobre dos elegantes mangos. De esta manera se llevaba un inventario de todos los tesoros importantes.

Las representaciones son muy exactas. El conjunto de objetos pintados son realmente espectaculares.
Conocer estas antiguas formas de usar la acuarela y de registrar los objetos me inspira para iniciar nuevas búsquedas en mi trabajo.
Fotos: Geraldine MacKinnon.

Enseña lo que sabes

Ejercicio que realicé en la clase de Rachel Pedder-Smith
Es tan importante encontrarse con buenos maestros en el camino: personas generosas, que sepan bien su oficio y con quienes podamos contar para aclarar dudas pero que al mismo tiempo nos den el espacio y la libertad necesarios para encontrar el camino propio. Estos maestros y maestras se graban en nuestras vidas y suelen volver a aparecer en la memoria en momentos especiales e inesperados. Me pasa mucho con dos profesoras que tuve en el colegio: la de enseñanza básica y la de media. Dos mujeres increíbles, cada una en su estilo, me enseñaron cosas mucho más importantes que los contenidos del currículum y que forman parte de lo que soy.
En esta estadía he tomado varios cursos con artistas botánicas que provienen de las artes visuales, de la botánica o la biología o incluso de haber descubierto este camino después de muchos años de hacer de todo. Lo entretenido es que ya son varias en la lista y cada una me ha enseñado cosas distintas, aunque todas se dedican al mismo tema. Es muy interesante conocer el punto de vista de cada una desde lo técnico hasta cuál es su conexión con la naturaleza y las plantas.
La pintora y artista botánica Pamela Richardson haciendo su clase
Pamela Richardson es una artista irlandesa que vive hace muchos años en Escocia y enseña ilustración botánica en el certificado del RBGE. Estudió bellas artes en Edimburgo y además es profesora en un colegio (¡de hecho somos parecidas!). Sus trabajos son muy bonitos y bien logrados. Le interesa sobre todo mantener su estilo personal y no caer en la ilustración científica acartonada que se distancia de su autor. Es muy amena al enseñar, lo que se agradece mucho. Con ella aprendí un nuevo sistema para articular mis composiciones y sobre todo a tomar buenos apuntes y registros de mi espécimen. 
Mostrando mis trabajos a los alumnos que comienzan 
el Diploma en Ilustración Botánica

En una ocasión, mi supervisora Jacqui Pestell nos hizo una invitación a la artista botánica de Turquía Gülnur Eksi y a mí a mostrar nuestros trabajos y conversar con los alumnos nuevos del Diploma in Botanical Illustration del RBGE. Fue una experiencia muy enriquecedora, pues tuvimos la oportunidad de hablar sobre nuestra postura como artistas y compartir varios tips técnicos. Fue interesante también porque ellos pudieron ver dos obras totalmente diferentes: Gülnur produce ilustraciones botánicas científicas de excelencia, tan bien hechas que la gente pone caras de “Oh!!!”. En mi caso, los trabajos muestran una visión de naturalista, que incluye plantas animales y textos en los títulos apoyados en la precisión técnica de la ilustración científica. Conocer estos contrastes es muy importante para las personas que están aprendiendo, y es bueno también para las artistas conocerse más y comentar los trabajos ante un grupo.


Mi supervisora y profesora del diploma, Jacqui Pestell.

La artista botánica Gülnur Eksi demostrando técnicas de acuarela 

Otra profesora de la que hablé en un post anterior, es Rachel Pedder-Smith. Aparte de ser Doctora en Artes Visuales e ilustradora botánica, Rachel enseña su técnica y habla sobre cómo ve ella la ilustración botánica y el arte de tal manera que lo primero que uno quiere hacer saliendo de la clase es ponerse a pintar semillas. Además, su trabajo es espectacular y muy inspirador. Una particularidad de esta artista es su relajo en contraste con las demás: usa solamente dos pinceles, uno viejísimo que está medio roto y uno sintético que cambia todas las semanas. Mezcla los colores con total confianza y ni siquiera se fija en el nombre. Su paleta está llena de colores y no la limpia 20 veces antes de volver a empezar. Así y todo, el trabajo que produce es alucinante.

Cada persona tiene algo que enseñar y compartir. Lo importante es estar abiertos a recibir, y también a dar. Enseñar, educar y aprender son acciones que ayudan a construir un mundo habitado por mejores personas, más felices y capaces de vivir sus vidas más satisfactoriamente. Por eso, enseña lo que sabes.


La talentosa Rachel Pedder-Smith enseñando a pintar
semillas con su técnica personal

La paleta de Rachel P.S

Atentos a los siguientes posts para conocer otras artistas del RBGE.

El largo proceso de aprender

Estudio de color y textura en acuarela de Lapageria rosea, nuestro
querido Copihue.

Ya van casi tres meses de trabajo en Edimburgo y puedo hacer un primer balance de lo que ha sido esta experiencia. Primero que nada, ha sido increíble poder contar con la ayuda y la amistad de mis supervisores Martin Gardner, Jacqui Pestell y de la encargada de Educación Susie Kelpie quien me recibió en su casa y ha sido un tremendo apoyo durante este largo tiempo lejos de casa.

El trabajo en el jardín botánico ha sido intenso y muy nutritivo, pues he podido conocer a varias ilustradoras* de gran trayectoria que me han enseñado muchas cosas fundamentales, sobre todo la observación, la disciplina y la dedicación a un trabajo que requiere de mucha concentración y conocimientos. Durante este tiempo he podido trabajar profesionalmente, con toda la infraestructura y asesoría que se requiere para realizar los estudios más completos de cada especie que me toca representar.
Todas las mañanas comienzo mi sesión de dibujo en el tercer piso del Herbario, donde están almacenados miles de epecímenes de plantas de todo el mundo, incluyendo varias joyas históricas recolectadas por Charles Darwin y otros naturalistas famosos -¡y antiguos!. A mi alrededor trabajan botánicos con diferentes especialidades que hacen estudios genéticos y de otras clases, todos ellos siempre dispuestos a conversar y a compartir su trabajo y experiencias. 

La mutisia en mi escritorio, lista para dibujar.

Para esta pasantía se me encomendó realizar 12 ilustraciones lineales -es decir, dibujo sin aplicación de tonos o colores- de plantas chilenas que forman parte de la colección viva del jardín. Algunas de ellas son especies amenazadas. Al principio, pensé “uff, plantas chilenas, con lo que me encantaría hacer algo de otros países, algo nuevo…” , pero el tiempo y el hecho de escuchar a otras personas (¡extranjeras!) hablando de nuestra flora me hizo cambiar mi forma de pensar. Y no es que no valore lo que tenemos en nuestro país, simplemente era la idea de viajar a pintar lo desconocido.

Mi supervisor botánico Martin Gardner, tiene una estrecha relación con la flora chilena y plantea que es única y muy especial, debido a la particularidad de nuestro clima y geografía. Ha visitado más de cuarenta países en viajes de recolección de especímenes y sus paisajes favoritos están en Chile. Este es un potente mensaje que nos recuerda lo importante que es proteger nuestro medio natural.

Dibujo a lápiz de la mutisia en mi croquera. La idea es representar
las características más importantes de la planta. Dibujar partes separadas
permite reubicar las partes en el dibujo definitivo.
Ha sido muy bueno para mí como ilustradora poder concentrarme todo este tiempo en el dibujo. He podido dedicarle muchas horas de trabajo a mejorar mis técnicas para medir y trasladar objetos tridimensionales de formas bastante complejas al plano. Muchas veces tendía a pasar por alto algunos detalles por comodidad, para hacer las cosas más rápido, pero ahora me doy cuenta de que es muy necesario tomarse el tiempo de hacer cada cosa lo mejor posible, y que un buen dibujo necesariamente va a derivar en una buena pintura. Al principio tendía a demorarme bastante en terminar cada imagen, unos dos o tres días y se me hacía muy pesado, pero ahora que ya asimilé lo nuevo he vuelto a ganar velocidad (velocidad, no apuro). 
Por otro lado, me ha hecho ser más consciente de lo necesario y urgente que es difundir nuestra flora y fauna nativa, darle más valor fuera de los circuitos de los entendidos. Por mi trabajo conozco muchas personas que trabajan por la conservación de nuestro medio natural y que lo conocen a fondo. Todos ellos luchan por sacar sus proyectos adelante, a veces con bastantes problemas. En ese sentido, es fundamental que los conocimientos y el cariño hacia nuestro paisaje se extienda más allá de los circuitos profesionales relacionados e involucremos a toda la comunidad, y sobre todo a los niños, que son los futuros encargados de la conservación de plantas, animales y paisajes de nuestro país.
Flor de Lobelia tupa o Tabaco del Diablo.
Cada planta tiene su propia historia, su forma de adaptarse al medio y sus características. Lo lindo de dedicarle tiempo a cada una es todo lo que se aprende en términos botánicos y sobre todo porque al conocer algo mejor, se aprecia más. Cuando las personas conocen bien el medio natural que los rodea y le dan un valor -no material por supuesto-, lo cuidan. Es la clave para lograr que las comunidades se comprometan con los lugares que habitan. Lo más importante es educar y difundir.

Ilustración lineal terminada de Lobelia tupa.
Puedo decir finalmente que, estoy impresionada y feliz de ver cómo en otro país nuestra flora y medio natural en general son muy valorados. Eso es un tirón de orejas para todos nosotros y más que nada para el país que estamos construyendo día a día. Es urgente que logremos cambiar las políticas ambientales en Chile y que se nos garantice que nuestros hijos, nietos y bisnietos gozarán de un país diverso, sustentable, limpio y bonito.
Mi escritorio en el Herbario del RBGE.

*Pronto publicaré sobre algunas de las artistas que he conocido y sus trabajos, así como de exposiciones y páginas web interesantes donde podemos encontrar buenas ideas para aplicar en Chile.

La memoria naturalista

Este año tuve que dibujar y pintar varias especies del mar para la nueva exhibición del MNHN que se reabrió en Mayo. Fue como un curso intensivo de anatomía y técnicas para representar peces, moluscos y otros seres del mar.  Cada especie es estudiada a fondo, y el dibujo y los colores se analizan de varias maneras para comprenderlos al máximo y así lograr una buena representación. Este acto repetitivo termina por grabar los conocimientos de anatomía (dibujo) y color en la memoria y por lo tanto es posible volver a hacer una representación de la especie -o el objeto en general, por supuesto- sin estar frente al modelo. Aunque al tratarse de un recuerdo perdemos detalles y medidas exactas. Pero cuando no estoy trabajando para una entrega, si pinto un salmón o una trucha de memoria y sale un pez híbrido y con sonrisa, da lo mismo.
La imagen resultante no es igual al recuerdo ni al modelo, es además hecho en una milésima del tiempo otorgado a los originales (media hora versus 2 ó 3 días) pero tiene tanta o más vida, pues es más expresivo y tiene rostro más de personaje que de pez.

Esta pequeña reflexión me lleva también a pensar sobre un tema da vueltas en mi cabeza todo el día, sobre todo ahora que estoy inmersa en el mundo de la ilustración botánica: ¿cuáles son los límites entre arte e ilustración? y más allá: qué esperan las personas que aprenden las técnicas de la ilustración naturalista o científica: ¿siempre utilizarlas en el contexto científico, o quizás explorar más allá de esos límites y elaborar un discurso propio y original? Me propongo a mí misma la tarea de indagar con los ilustradores o aspirantes que estoy conociendo ahora, cuáles son sus expectativas y proyectos personales en este sentido. Apenas sepa les cuento.

Nuevas experiencias para pensar.



Lo mejor de los viajes es todo lo que pasa en nuestro interior. Todo lo que sentimos, pensamos y hacemos en el nuevo entorno de alguna manera nos cambia y nos hace cuestionarnos sobre cómo vivimos, qué queremos y lo mejor de todo es que el retorno también promete nuevas experiencias.
Durante la pasantía en el jardín botánico he estado trabajando en un conjunto de ilustraciones lineales, es decir, sólo dibujo. Se trata de un listado de plantas chilenas que me ha sugerido mi supervisor botánico Martin Gardner, que es un apasionado de la flora chilena. Él piensa de hecho que nuestra flora es única en su tipo y que Chile en este sentido es uno de sus países favoritos. También se asombra de las pocas políticas públicas que apuntan a la conservación de nuestro medio natural. Creo que en eso estamos todos de acuerdo.
Gracias a estas ilustraciones, me estoy concentrando principalmente en el dibujo, que es algo que siempre hay que estar trabajando y mejorando, pues es el esqueleto que sostiene todo lo demás.
Mi escritorio en el Herbario

Para cada planta que dibujo tengo a mi disposición el espécimen vivo, que mido y dibujo en grafito hasta lograr la composición que muestra la mayor cantidad de características. Una vez terminado el dibujo lo paso a papel de acuarela y trazo las líneas con pinceles y un gris neutro.
Trabajar de esta manera me ha ayudado a simplificar mis líneas y a darme cuenta de que soy más hábil con el pincel que con el lápiz para cierto tipo de líneas y marcas, y que el dibujo sí es lo más importante. Teniendo un buen dibujo de base, todo lo demás se hace mucho más fácil y el resultado es muchísimo mejor. Y es increíble como siempre hay miles de cosas que arreglar y mejorar.
Entre medio de este trabajo que es bastante exigente, han surgido otras oportunidades que me han ayudado a expandir la mente y a pensar en cómo quiero enfocar todo esto más adelante.
Ayer por ejemplo, pude asistir a un taller de pintura al óleo básica, basado en la exposición del colorista escocés Leslie Hunter en el City Arts Centre. El taller fue muy interesante y sobre todo relajado e informal, para gente que quería empezar a pintar. Lo disfruté mucho, y lo mejor de todo es que pinté un óleo después de casi diez años. Hace mucho que había dejado esta técnica, quizás porque manchaba mucho, por el olor, porque necesitaba muchas cosas…puras razones basadas en mañas y algo de frustración.

El paisaje que pinté en el City Arts Centre.

Por eso fue excelente pintar en esa atmósfera tan coloquial y relajada para descubrir que después de todo, no había para qué desecharlo para siempre y que la mejor actitud es estar abierta y no cerrarse a nada. Y esa es la actitud que ayuda al artista a crecer. Como no siempre me encuentro en ese estado de conciencia abierta, me decidí a aprovechar el impulso y me inscribí en otros talleres de arte para estimular mi creatividad, mis ganas, mis opciones y no encerrarme en un sólo camino en cuanto a técnicas. Creo que lo mejor es alimentar a los dos hemisferios del cerebro todo el tiempo mientras se pueda. Otra cosa buena, es que retomé mis diarios, que por años fueron un eje central para mi mundo personal y mi flujo creativo. Es una buena señal.

Una página de mi bitácora de viaje.

La importancia del tiempo.

Por qué el tiempo es importante para el trabajo.
“Mi depredador ha muerto” acuarela, 2012.
Este fin de semana fue particularmente interesante y productivo en términos de pensar en torno a qué quiero para mi trabajo, cómo quiero enfrentarlo, etc.
Como parte de la pasantía, tuve la oportunidad de participar del taller de dos días de la artista Rachel Pedder-Smith. Rachel concluyó hace poco un doctorado en Bellas Artes que consistió en pintar especímenes herborizados de plantas de la colección de Kew Gardens, usando un sistema de clasificación basado en el ADN de las especies. Ella demoró dos años en crear y postular este proyecto como tesis doctoral y 766 días más en su ejecución, obteniendo como resultado una gran acuarela de 5,33 metros de largo que muestra todas las plantas secas seleccionadas, tal como se ven en las carpetas del Herbario. 
Lo que más llamó mi atención de Rachel y su trabajo, es la disciplina y organización con que enfrenta su proyecto y al mismo tiempo su actitud sencilla y relajada al momento de pintar. Ella no necesita millones de instrumentos y pinceles para trabajar, ni miles de colores. Usa dos pinceles, uno de ellos viejo -su favorito- y otro que tiene que renovar cada semana. Es la primera artista botánica que conozco en este país que mete los dedos en la pintura y le da lo mismo.
La técnica que ha desarrollado es muy eficiente y rescata a la perfección las formas, colores y texturas de plantas, frutos y semillas que están aplastados y sin vida hace siglos, en algunos casos. Es increíble y muy bello cómo les vuelve a dar luz y alma a estas plantas de museo.
Rachel Pedder-Smith, detalle de “Herbarium Specimen Painting” 2011

Al tener la oportunidad de conocer la historia de este trabajo y de cómo la artista lo llevó a cabo, termino de entender lo que hace tiempo he estado reflexionando. Es imposible desarrollar un trabajo -artístico, científico, etc.- consistente y de excelencia sin tomar el tiempo que esto requiere en términos conceptuales, técnicos, de compromiso y emocionales.
Una buena idea, la obra más genial, puede morir antes de nacer si no le dedicamos el tiempo necesario para madurar y desarrollar su máximo potencial (y a su vez el máximo potencial del artista en ese momento).
En nuestro país, Chile, existe la sensación de la ejecución rápida en las artes es una virtud. Que el que se demora menos tiempo en crear un cuadro (ojalá muy grande) es el más hábil, capaz y entendido. Pero no puedo estar menos de acuerdo. Muchas veces me he encontrado con artistas muy prolíficos y que trabajan en grandes formatos, pero que al mirar de cerca podemos notar el apuro en la ejecución. Hay una concepción de que cantidad y gran formato es mejor que calidad. Cuidado con este prejuicio.
Personalmente, muchas veces me solicitan trabajos de alta dificultad, pero quienes los encargan no cuentan con que este es un oficio altamente técnico y riguroso, y que trabajar contra el tiempo sólo va en desmedro del resultado y por lo tanto del producto final. Las personas que desarrollan proyectos editoriales o de otro tipo y que usan ilustraciones en Chile no están acostumbrados a organizar los tiempos de manera que se optimice el trabajo de ilustración, sobre todo si se trata de ciencias. 
Rachel Pedder-Smith “Afzelia africana


Aquí he aprendido que los trabajos de excelencia invierten más que nada en tiempo, y que esa gran ventaja los lleva a ser lo que son.
Me incluyo por supuesto en esta crítica, pues sé que si a mi último proyecto le hubiese dedicado más tiempo, es decir lo necesario, habría sido mucho más completo, mejor hecho, etc. Hoy lo veo sin duda como el inicio de algo más grande, jamás como algo terminado (me refiero a la serie de trabajos basados en Marianne North).

Es una tarea colectiva en nuestro país revertir la cultura de la velocidad porque finalmente lo único que sale de ahí son ideas mal terminadas, que pudieron ser mucho más pero no se les dio tiempo.

La importancia de la técnica

En este momento de intenso trabajo en dibujo y pintura, he estado pensando mucho en lo importante que es tener un excelente dominio técnico de los medios que uno elige para trabajar, ya sea como artista, ilustradora, etc. Desde que empecé a ilustrar Botánica y Ciencias Naturales, me obsesioné con perfeccionar mi técnica al máximo. También dentro de mi trabajo artístico, que se nutre de la tradición Naturalista, es fundamental que el dominio técnico sea impecable.
Sólo el trabajo constante permite superar las propias limitaciones y miedos. Como en cualquier disciplina, no hay tiempo para dormirse en los laureles.
Ahora estoy tomando un curso de Ilustración Botánica que parte desde cero. Hay que hacer todos los ejercicios desde el principio, los mismos que enseño. Es impresionante todo lo que se aprende de ellos, porque por muy simples que puedan parecer, ayudan a ver cuáles son las debilidades y así es posible dedicar tiempo a mejorarlas. Por eso recomiendo a todos de vez en cuando volver atrás a hacer esas cosas que a veces creímos aburridas o inútiles…¡podrían sorprenderse!