Tengo un montón de plantas prensadas ¿qué puedo hacer con ellas?

 

Varias veces he escrito sobre las plantas prensadas y los herbarios. Para mí son un hobby y un testimonio. Sabemos que en los herbarios del mundo sobreviven muestras de plantas que tienen más de 200 años en algunos casos, y que fueron colectadas por los grandes exploradores del Naturalismo Científico, como Joseph Dalton Hooker, Charles Darwin, Claudio Gay y tantos otros. Además, en paralelo a la actividad científica oficial, en las clases altas europeas la botánica se transformó en uno de los pasatiempos favoritos de las mujeres y jóvenes.

Era muy bien visto saber de plantas, coleccionarlas, dibujarlas y también hacer herbarios con los hallazgos hechos durante las caminatas por bosques y jardines. Si investigamos por ejemplo, herbarios realizados durante la excéntrica época victoriana en Inglaterra, encontraremos muchos en que las composiciones con plantas van mucho más allá de lo taxonómico y se transforman en ilustraciones de otras situaciones.

Hoy, podemos retomar los herbarios como un pasatiempo que nos conecte con la naturaleza de manera íntima y sustentable. 

Esta semana en Mi Naturalismo TV, invitamos a la diseñadora Javiera Méndez, quien junto a su hermana Fernanda se lanzaron con un bello emprendimiento: “Casa Botánica”. Aquí su principal actividad es la fabricación de unas hermosas prensas de flores, hechas enteramente por ellas y también unos lindísimos cuadros con plantas prensadas.

Prensa floral de Casa Botánica, foto cortesía de Javiera Méndez.

Te invito a conocer su trabajo y experiencia en el cuarto episodio de Mi Naturalismo TV.

Cuéntanos qué te parece la primera entrevista en nuestro programa, estamos muy felices de iniciar este formato, que iremos intercalando con los videos tradicionales.

Espero tus comentarios y compártelo con las personas que podrían estar interesadas.

¡Abrazos de plantas!

Geraldine

Biblioteca:

Hacer herbarios: un pasatiempo lindo y educativo.

Esta tarde mi hija y yo salimos al jardín a colectar hierbas culinarias y medicinales para hacer herbarios (más algunas otras flores que a ella le gustaron), como parte de los preparativos del nuevo taller de Ilustración Botánica que daré en el mes de octubre y noviembre en Casa de Oficios.
Tengo una libreta pequeña de herbarios que llevo conmigo cuando viajo desde el año 2012, que tiene flores que he encontrado en lugares como Escocia, Chiloé, Kaua’i y el Cajón del Maipo.
Los herbarios son parte fundamental de la historia de la botánica y hasta el día de hoy son parte central del ejercicio de la taxonomía botánica y del registro de las especies en todo el mundo. Prensar plantas es un arte en sí mismo, pues con la práctica se pueden llegar a hacer obras de arte a partir de plantas prensadas y deshidratadas.
Hay muchos libros y publicaciones en Internet que puedes buscar para saber más sobre los orígenes y el desarrollo que ha tenido esta técnica de conservación de plantas a través de los siglos.

The Pressed Plant es un libro que muestra bellos ejemplares de herbarios y que habla de ellos como una forma de arte en sí misma.


Colectar las plantas:
Para colectar las plantas, como siempre, debes usar una tijera de podar limpia y evitar arrancar las ramas, hojas y flores porque con eso sólo estarás causando daño a la planta. Recuerda no extraer especies que estén catalogadas en peligro de conservación ni tampoco lo hagas cuando la cantidad de flores existentes en la población es baja. Las flores son la garantía de una nueva generación. Siempre pide permiso en los jardines y parques. Sólo eres libre de hacer lo que quieras en tu patio 🙂
Junto con las tijeras, debes tener a mano una prensa botánica (como la que aparece en las fotos y que yo compré hace varios años en Amazon) o bien bastante papel de diario, cartón corrugado cortado a tamaño A3 o carta, y dos huinchas o cinturones que puedas usar para apretar la prensa. Puedes poner dos pedazos de trupán de 3mm del tamaño del cartón para darle rigidez. Es una especie de torta donde va: madera, cartón, papel, plantas, papel, cartón….hasta la madera. Lo más importante es que quede bien apretada y la guardes en un lugar seco, ojalá cerca a una fuente de calor como ventana con sol o estufa en invierno, para acelerar el proceso de deshidratación. De esta forma, las plantas mantienen mejor sus colores. Si hay flores u hojas muy carnosas, tienes que cambiar el papel cada dos días para evitar que salgan hongos que arruinen tu espécimen.
Ejemplares de Capsella bursa-pastoris o Bolsa de Pastor que encontré en el pasto.


La composición
Como en toda manifestación artística, diseño o imagen, la composición es muy importante. Un herbario bien hecho, además de mostrar las características importantes de una planta, está hecho con sentido estético. He visitado varios herbarios, y al mirar los ejemplares es posible ver la sensibilidad de los botánicos. Algunos son muy preocupados a la hora de disponer las flores, otros llegan y aplastan sin mucha gracia. Así que hay que preocuparse de la estética del herbario para resulte un material útil y estéticamente bello. 
Flores de peral, milenrama y chilco enano.
Las plantas que puedes prensar son todas aquellas con flores, desde pastos hasta ramas de árboles en flor. Las semillas, conos y elementos leñosos no se prensan, si no que se colectan en frascos o cajas. Los hongos debes deshidratarlos muy rápido, y no se prensan. Muchas veces se utiliza un deshidratador de alimentos, porque los hongos pueden pudrirse muy rápido si no los manejas bien. Los musgos se pueden prensar, procurando cambiar el papel seguido para eliminar el exceso de humedad y prevenir la aparición de hongos. Las algas también se prensan en herbarios, pero no puedo dar muchos consejos acerca de ellas porque nunca lo he hecho. Cuando lo haga, podré hablar de los herbarios acuáticos.
Recuerda que: para conservar el color lo mejor posible, el secado debe ser relativamente rápido, para que la humedad sea eliminada rápidamente y los pigmentos no se deterioren tanto. 
Si no puedes fabricar una prensa, puedes usar libros grandes y pesados y si, por causalidad tienes, una guía de teléfono.
A continuación, dejo el link de un posteo anterior donde explico cómo montar los herbarios en casa una vez listos.
Que tengas lindas aventuras prensando plantas! Espero ver tus fotos en Instagram 🙂

Herbario de Orquídeas en Plop! Galería.

El pasado sábado 12 de noviembre inauguramos en la conocida Plop! Galería una exposición colectiva dedicada a la ilustración de plantas. “Naturaleza Ilustrada” reúne a seis artistas+ilustradores que nos dedicamos a este tema, desde diversos puntos de vista. La expo estará abierta hasta fines del mes de diciembre.

La obra que presento en esta ocasión, es un conjunto de 4 trabajos realizados durante mi Residencia en el Herbario Nacional (MNHN), a principios de este año.

Primera página del Diario de mi Residencia: Placea sp.


El herbario es una herramienta propia de la investigación botánica, que tuvo su apogeo en la era de la Inglaterra Victoriana. En esos tiempos, la práctica de herborizar se hizo muy masiva y fue un gran vehículo para la popularización de la botánica. Personas comunes y corrientes construyeron riquísimos Herbarios llenos de especímenes colectados en jardines, senderos, bosques y lugares remotos. Muchos de ellos hoy forman parte de las colecciones de jardines botánicos del mundo y además se transan como obras de arte en casas de remate de antigüedades. Hay un misterio en la estética del herbario que no podemos negar: la planta detenida en el tiempo, muchas veces bellamente dispuesta en la página, con sus colores desteñidos, tan distintos a los de las plantas vivas. Estos especímenes forman un universo muy interesante, lleno de anécdotas de viajes, tráfico ilegal de especies, descubrimientos fortuitos, luchas contra insectos voraces, colecciones románticas, y mucho más.
En este período de observación, me interesé particularmente por algunas algas y sobre todo por las orquídeas de nuestro país, pues algunas de ellas constituyen hermosos ejemplares con sus especiales venas negras y colores cobrizos y nacarados.
Primera orquídea de la serie: Chloraea nudilabia.

De esta manera, he realizado hasta ahora 4 obras que muestran especímenes de esta colección. Son plantas que han perdido el volumen, totalmente prensadas y secas. No existe el verde, y todo parece una fina cáscara de cebolla a punto de romperse.
Las dos obras que vemos más arriba fueron pintadas pensando en una solución más sintética, que diera cuenta de lo plano de cada modelo. La que viene a continuación en cambio tiene todos los detalles y colores que pude observar.
Espero que puedan hacerse el tiempo de ir a ver “Naturaleza Ilustrada” a la galería Plop! y disfruten de los trabajos de todos los artistas, realmente vale la pena!

Descansar para continuar y crecer

Este ha sido un año muy cargado de desafíos en todos los planos: laboral, familiar, personal, material, todo! En un abrir y cerrar de ojos estamos en agosto y casi sin darme cuenta, no había destinado ni un minuto a descansar, salir a dar una vuelta, ver el mar ni dormir hasta un poco más tarde. No había destinado tiempo para no hacer nada. Y qué importante es no hacer nada en un mundo que nos exige lo máximo, que nos hace estar siempre atentos. Sobre todo si hemos elegido el camino de ser independientes, la exigencia es doble pues viene de adentro y de afuera. Es complejo establecer una disciplina y ponerle límites al trabajo, que tiende a mezclarse con la vida familiar.

En esas reflexiones estaba, y me puse a buscar un taller fuera de mi casa. Estuve meses intentando entrar al Paseo de las Artes de La Reina, mi comuna, pensando que sería un lugar más que ideal para hacer mi trabajo y dar clases. Pero me encontré con el aparato municipal y después de mucho intentarlo, me di por vencida. También busqué lugares en arriendo, pero wow, están imposibles de pagar.

Así que finalmente, decidí mantener mi trabajo en casa como lo he hecho desde hace ya 8 años, sólo que me armé un nuevo taller, grande, espacioso, privado y estimulante para continuar con mi obra como ilustradora y además hacer cosas nuevas, explorar otras técnicas, otros temas y formas de crear.

Y por supuesto, no me olvido de las personas que quieren aprender a dibujar y pintar. Las clases de Ilustración Botánica son ya parte de mi vida, no pueden faltar. Es la forma de estar en contacto con otros, personas que vienen desde sus mundos a conocer el mío. Por eso, estamos a punto de inaugurar una agradable sala de clases, para unas 5 ó 6 personas. Es interesante pues con el pasar del tiempo estas clases se han ido transformando conmigo y con quienes van y vuelven.

La estancia en el Museo. Un espacio de reflexión en otras coordenadas, mirando un viejo parque en uno de los corazones de Santiago. Ahí está una gran fracción del conocimiento del país. Y no se entiende: por qué no está lleno de recursos y muestra lo mejor de sí mismo. Porque los intereses están en puntos equivocados. Y ahí, junto con las especiales personas que trabajan ahí y sus visitantes, está la comunidad. Es el puente entre conocimiento y las personas…bueno, uno de ellos.
Pronto empezaré una serie de trabajos para concluir la etapa 1 de este proceso.

Esto es parte de una larga investigación en curso. Un camino paralelo pues el mundo tiene muchas opciones. A ratos vivo muy concentrada en una sola cosa, pero en este momento surgen nuevas ideas. El mejor consejo: usar pocos colores, es la clave para conocerlos todos.

Fines del invierno.

Orquídeas del Herbario Nacional

Hoy en el MNHN hice estos dos dibujos. Se trata de inflorescencias de Chloraea magellanica . Lo que más me gusta de dibujar orquídeas prensadas en herbario es que los verdes de los tallos y hojas se transforman en preciosos colores cobrizos y dorados, hay hasta unos violetas metálicos muy especiales. Lo otro, es que todas las venas oscuras que tienen en hojas y pétalos se hacen más evidentes y dramáticas, lo que las hace extra interesantes de dibujar y pintar. Por eso, he decidio quedarme en este grupo de plantas que siempre logra atraerme, aunque mire muchas otras cosas.

La belleza atemporal del Herbario

¿Quién no se ha sentido atraído alguna vez por la belleza quieta y elegante de un espécimen de herbario? Desde el nacimiento de la Botánica como ciencia, miles de profesionales y aficionados le han dedicado tiempo y pasión a colectar plantas de todos los rincones del planeta para transformarlas en esta mezcla entre documento científico y obra de arte.

La planta se deshidrata y totalmente plana nos despliega sus formas y colores desde otra dimensión, donde el tiempo se detuvo.
Los últimos meses he estado trabajando en el Herbario Nacional, en el Museo Nacional de Historia Natural. He tenido el privilegio de poder mirar con calma y detención muchos especímenes de flores, algas, helechos y otras plantas de la colección.
Ilustrar plantas del Herbario es una experiencia totalmente nueva. Estas plantas tienen un brillo, una estética propia que es difícil de mostrar a través de la pintura.

Chloraea nudilabia – especie de orquídea chilena.

Después de mucho mirar e investigar, he decidido quedarme con las orquídeas. Nuestras especies son muy especiales ya en la naturaleza, pero en el herbario adquieren una nueva dimensión, casi pictórica, son verdaderos dibujos, llenas de venas negras -muchas de ellas- y colores cobrizos y dorados en sus tallos y hojas. 
Iré mostrando algunos avances, como este boceto. A fines de este año espero tener un lindo conjunto de obras terminadas.

Montar herbarios decorativos que duren.

Hace unos días estaba revisando mis obras enmarcadas, cuando me di cuenta de que el herbario de Chloraea chrysantha que hice el año pasado para la BVAM se estaba despegando y la delicada flor corría peligro de desarmarse. Entonces decidí desmontarla del marco y restaurarla para que no sufriera daños.
Esto me pasó en primer lugar porque no usé todos los materiales adecuados en el montaje.
Los herbarios son lindas alternativas para coleccionar plantas que nos gustan, y para conservar las que a veces nos encontramos pero no podremos volver a plantar o reproducir por diferentes motivos. Esta orquídea la prensé porque cuando la estaba terminando de dibujar, se me cayó de la mesa de trabajo y el tallo se quebró. En vez de botarla a la basura o dejar que se pudriera, decidí prensarla. Para eso, aproveché que todavía hacía frío y la aplasté muy bien con libros y papel de diario y la puse cerca de la estufa, para acelerar la deshidratación y evitar la aparición de hongos, que son enemigos nº1 en este proceso.

Una vez bien seca -si el proceso estuvo bien hecho, los colores no se perderán totalmente-, lo ideal para que se conserve bien es pegarla en una hoja de cualquier tipo de papel libre de ácido. Esto es fundamental, pues con el tiempo y la luz los ácidos presentes en la mayoría se van liberando y aparte cambiar la coloración del papel, van carcomiendo otros materiales, en especial el material vegetal que es muy delicado. En este caso elegí un papel de acuarela Arches 100% algodón, libre de ácido,  que tenía guardado y que por su grano no suelo usar para pintar. Pero mi error la primera vez, fue usar tiritas de masking tape para pegar la planta al papel. El masking tape viene cargado de ácido y además con los cambios de temperatura se despega. Al desmontar el marco, vi que el pegamento se había cristalizado y estaba dañando la planta y el papel. Así que lo saqué y raspé con un cuchillo todos los restos del pegamento que pudieran quedar.
Luego, para reemplazar el masking tape, usé tiritas de papel japonés también libre de ácido, y almidón de arroz como pegamento, que también es PH neutro y por lo tanto no libera químicos dañinos. La planta también se había empezado a inclinar y una flor se había despegado de su tallo, así que con mucho cuidado y usando un pincel, la pegué al papel -sólo en algunos lugares- para que quedara firme.
* Dato actualizado: la manera tradicional de montar herbarios es cosiéndolos al papel con hilo de algodón blanco. Muy fácil de conseguir y hacer.
Lo más importante al hacer un herbario es: 
– Cuidar que la planta se seque 100% y rápido antes de montarla. No debe quedar ni una gota de humedad pues esto atraerá hongos inevitablemente.
– Que todos los materiales que estén en contacto directo con la planta, sean libres de ácido, diseñados para conservación.
Finalmente volví a poner mi orquídea en su marco, ahora muy segura y lista para durar muchos años sin tener que molestarla otra vez. 
Espero que les sirvan estos datos. Recuerden que no está permitido sacar plantas nativas de lugares protegidos para hacer herbarios ni venderlas, ni nada por el estilo. Pueden usar plantas ornamentales o recurrir a viveros donde comercialicen flora chilena (esta orquídea provino del vivero del Jardín Botánico Nacional y yo contaba con autorización para trabajar allí).

País Remoto – mini documentales web

Quiero compartir con ustedes un nuevo sitio de mini documentales web llamado “País Remoto” desarrollado por Rosario López y Rolando Opazo durante el 2013.
En este sitio podemos conocer a través de bellas imágenes a chilenos que trabajan con la naturaleza desde diferentes perspectivas.

Los invito a verlo y a pinchar en “Botánica”, que corresponde a  mi segmento. Al ver el video, hay que pinchar en el ícono de sonido que aparece al centro de la pantalla para escuchar la entrevista.

Cariños y muchas felicitaciones por el lanzamiento a Rosario y Rolando!

www.paisremoto.cl

Aquí algunas imágenes:

Bienvenido Otoño :)

Hola a todos!
Estoy muy contenta este inicio de otoño preparando mis obras para la feria de arte Faxxi, terminando encargos pendientes y trabajando en dos proyectos nuevos que aun no puedo publicar pero vienen con mucha energía y novedades.
Lo mejor de todo es que me mantengo pintando prácticamente todos los días: aunque a veces se hace cansador, es increíble cómo va mejorando la técnica y se va agilizando el trabajo.
Una de las cosas que estoy esperando con más ganas, es el Curso de Ilustración Botánica del Royal Botanic Garden Edinburgh en el Instituto de Geografía de la UC, que está prácticamente al tope de la matrícula y que este año reúne a un grupo de alumnos muy interesante y del que estoy segura saldrán muy buenas cosas. 
Por la temporada de invierno he suspendido mi proyecto de “orquídeas chilenas” pues debo esperar a que comience la floración a fines de invierno. Espero poder retomarlo a partir de el mes de julio o agosto si están las condiciones. 
Por el momento, lo más importante es mantenerme trabajando en mis queridas plantas chilenas, que son el foco este año nuevamente y al mismo tiempo enseñando, que es donde puedo entregar mucho de lo que sé y de esta manera, formar nuevos ilustradores o ilustradoras capaces de representar y difundir nuestra flora. Espero que cada vez más personas tengan esta linda experiencia, ya son muchas las que han pasado por las clases y talleres que doy en Santiago desde el año 2010.
Espero también que este otoño e invierno sean buenos con nuestras plantas y paisajes y que llueva harto para que tengamos una primavera preciosa y superemos aunque sea un poco la sequía que se viene arrastrando hace ya cinco años (por favor que llueva!!!). 
 Espero sus visitas en Faxxi en el parque Bicentenario entre el 3 y el 6 de abril y como siempre, quedo atenta a los comentarios.

Nuevo hobby: el herbario

                                    

Últimamente me he puesto fanática de prensar flores que me encuentro en paseos o que crecen en mi patio. Es muy entretenido el proceso, y aunque todavía no manejo muy bien la técnica, estoy disfrutando mucho los resultados. Cuando quedan bien prensadas, los colores se conservan bastante bien. Lo que más me ha costado son las flores muy carnosas porque es fácil que se pudran o se pongan negras. Al final, el truco está en lograr un buen secado y deshidratación, ventilando constantemente y cambiando el papel por uno seco.
Aquí más de lo que he hecho:
                                
                                
                              
En la barra derecha de este blog, en la columna de Links hay un enlace a un instructivo de cómo prensar plantad que está en inglés. Es bastante bueno.
Ojo: el tropaeolum que ven aquí fue sacado de jardines, no de lugares silvestres. Si quieres colectar plantas nativas, esto debe tener realmente algún propósito y debes asegurarte de que al extraer flores quedan más que suficientes para que nazcan más plantas. Jamás colectar de poblaciones poco numerosas. Si no tienes un buen propósito es mejor usar la cámara de fotos!