Diente de León

La ilustración de Hierba Buena, en Revista Viernes del 15 de agosto.

Taraxacum officinale, Diente de León, Geraldine MacKinnon 2014.

Trabajo paralelo: plantas medicinales y culinarias que usamos en Chile.

Esta semana estoy trabajando en un nuevo encargo de hierbas medicinales y culinarias que son accesibles en Chile. Lo lindo es que muchas de ellas crecen espontáneamente en todas partes, y en mi jardín hay muchas de ellas. La primera que abordé esta semana es el Diente de León – Taraxacum officinale –, típicamente tratado como maleza y eliminado de los jardines formales. Sin embargo, es digno de cuidarse y de ser cultivado -al menos dejado en paz!- si lo encuentras en tu patio. Las hojas tiernas son comestibles, la raíz tiene propiedades medicinales y además se puede hacer hasta una bebida parecida al café con la raíz. Apenas salga publicado, repostearé el artículo para que conozcamos las propiedades del Diente de León en profundidad.
Al sacarlo de la tierra para dibujarlo, tuve que actuar muy rápido pues no dura mucho. Es una bonita planta para ejercitar, y además está en todas partes! Como he dicho otras veces, no es necesario ir a la selva, escalar a la punta de la montaña o alejarse demasiado de la ciudad para encontrar plantas que nos mantengan entrenando la mano.

Montar herbarios decorativos que duren.

Hace unos días estaba revisando mis obras enmarcadas, cuando me di cuenta de que el herbario de Chloraea chrysantha que hice el año pasado para la BVAM se estaba despegando y la delicada flor corría peligro de desarmarse. Entonces decidí desmontarla del marco y restaurarla para que no sufriera daños.
Esto me pasó en primer lugar porque no usé todos los materiales adecuados en el montaje.
Los herbarios son lindas alternativas para coleccionar plantas que nos gustan, y para conservar las que a veces nos encontramos pero no podremos volver a plantar o reproducir por diferentes motivos. Esta orquídea la prensé porque cuando la estaba terminando de dibujar, se me cayó de la mesa de trabajo y el tallo se quebró. En vez de botarla a la basura o dejar que se pudriera, decidí prensarla. Para eso, aproveché que todavía hacía frío y la aplasté muy bien con libros y papel de diario y la puse cerca de la estufa, para acelerar la deshidratación y evitar la aparición de hongos, que son enemigos nº1 en este proceso.

Una vez bien seca -si el proceso estuvo bien hecho, los colores no se perderán totalmente-, lo ideal para que se conserve bien es pegarla en una hoja de cualquier tipo de papel libre de ácido. Esto es fundamental, pues con el tiempo y la luz los ácidos presentes en la mayoría se van liberando y aparte cambiar la coloración del papel, van carcomiendo otros materiales, en especial el material vegetal que es muy delicado. En este caso elegí un papel de acuarela Arches 100% algodón, libre de ácido,  que tenía guardado y que por su grano no suelo usar para pintar. Pero mi error la primera vez, fue usar tiritas de masking tape para pegar la planta al papel. El masking tape viene cargado de ácido y además con los cambios de temperatura se despega. Al desmontar el marco, vi que el pegamento se había cristalizado y estaba dañando la planta y el papel. Así que lo saqué y raspé con un cuchillo todos los restos del pegamento que pudieran quedar.
Luego, para reemplazar el masking tape, usé tiritas de papel japonés también libre de ácido, y almidón de arroz como pegamento, que también es PH neutro y por lo tanto no libera químicos dañinos. La planta también se había empezado a inclinar y una flor se había despegado de su tallo, así que con mucho cuidado y usando un pincel, la pegué al papel -sólo en algunos lugares- para que quedara firme.
* Dato actualizado: la manera tradicional de montar herbarios es cosiéndolos al papel con hilo de algodón blanco. Muy fácil de conseguir y hacer.
Lo más importante al hacer un herbario es: 
– Cuidar que la planta se seque 100% y rápido antes de montarla. No debe quedar ni una gota de humedad pues esto atraerá hongos inevitablemente.
– Que todos los materiales que estén en contacto directo con la planta, sean libres de ácido, diseñados para conservación.
Finalmente volví a poner mi orquídea en su marco, ahora muy segura y lista para durar muchos años sin tener que molestarla otra vez. 
Espero que les sirvan estos datos. Recuerden que no está permitido sacar plantas nativas de lugares protegidos para hacer herbarios ni venderlas, ni nada por el estilo. Pueden usar plantas ornamentales o recurrir a viveros donde comercialicen flora chilena (esta orquídea provino del vivero del Jardín Botánico Nacional y yo contaba con autorización para trabajar allí).

Nuevo proyecto

Lista para empezar la producción de ilustraciones de este año: 9 plantas para un nuevo libro. Pronto contaré más detalles, pero la verdad es un proyecto que me tiene muy entusiasmada. Sigo con plantas del sur, que en general se han tomado mi camino. Será que me tengo que ir acercando cada vez más a esa zona? Me encanta la idea.
Hoy debo terminar el dibujo del Canelo y tres plantas más que me trajeron directamente de un rincón desconocido del sur -para mí- y que debo dejar dibujadas y estudiadas antes de que se sigan deteriorando.
Manos a la obra!!!

Alstroemeria revoluta terminada.

Detalles
Me gustó mucho trabajar con esta planta, y además estoy muy contenta pues estoy casi 100% segura de que esta es la primera ilustración botánica a color que hay en Chile de esta especie. Sigo investigando para comprobar si estoy en lo correcto o no, pero si fuera así, qué honor! Espero que la hayan disfrutado, y todos los comentarios son bienvenidos.

Nuevo hobby: el herbario

                                    

Últimamente me he puesto fanática de prensar flores que me encuentro en paseos o que crecen en mi patio. Es muy entretenido el proceso, y aunque todavía no manejo muy bien la técnica, estoy disfrutando mucho los resultados. Cuando quedan bien prensadas, los colores se conservan bastante bien. Lo que más me ha costado son las flores muy carnosas porque es fácil que se pudran o se pongan negras. Al final, el truco está en lograr un buen secado y deshidratación, ventilando constantemente y cambiando el papel por uno seco.
Aquí más de lo que he hecho:
                                
                                
                              
En la barra derecha de este blog, en la columna de Links hay un enlace a un instructivo de cómo prensar plantad que está en inglés. Es bastante bueno.
Ojo: el tropaeolum que ven aquí fue sacado de jardines, no de lugares silvestres. Si quieres colectar plantas nativas, esto debe tener realmente algún propósito y debes asegurarte de que al extraer flores quedan más que suficientes para que nazcan más plantas. Jamás colectar de poblaciones poco numerosas. Si no tienes un buen propósito es mejor usar la cámara de fotos!