Explorando los clásicos de la Ilustración Botánica

Estos primeros meses de primavera, he estado estudiando con mis alumnas una flor clásica, que llegó a Europa desde el imperio Turco Otomano a mediados de 1600 y enamoró a los holandeses al punto de llevarlos a una burbuja económica que casi arruina al país. Se trata de los tulipanes.
Largamente cultivados, adornan los parques de Holanda y de toda Europa, y aunque ya no causan el revuelo del pasado, siguen presentes y más aún, siguen siendo uno de los grandes temas de la ilustración botánica. En el Hemisferio Norte, no hay ilustrador botánico que no le haya dedicado un tiempo a esta simple planta, que sin grandes complejidades, es una gran maestra de dibujo y pintura, precisamente por eso: su morfología simple, su textura sedosa y sus colores fuertes, sumado a su inconfundible forma de copa, nos ayudan a entender el proceso de ilustración sin darnos problemas como otras plantas más complejas.
Nuestro ejercicio consistió en primero, dibujar el tulipán y hacer un estudio de escala de grises en grafito para comprender su estructura, forma y superficie.
Luego, desarrollamos el proceso de pintura sobre húmedo en escala de grises, para aprender a aplicar el pigmento, construir volumen y detalles en acuarela sin la preocupación del color, que le da un grado extra de dificultad.
Y por último, pintamos el tulipán a color guiándonos por los estudios que hicimos cuando las flores estaban vivas, fotos y todos nuestros estudios de luz y sombra. De esta manera, podemos concluir que el resultado final de la ilustración es la suma de mucha información y estudio, capa sobre capa. Con esto, quiero recalcar que: copiar una foto muy bien, de la especie que sea, no es hacer una ilustración científica.
Si quieres ver tulipanes maravillosos, te recomiendo buscar en Google al pintor escocés Rory McEwen. No vas a creer lo hermosos que son!
Te invito a visitar esta flor, que aunque ya muchos la han pintado, sigue siendo una maestra y un paso obligado para los ilustradores botánicos de todos los tiempos.

Traducción del artículo sobre Marianne North en Z-Dergisi / Revista Z, Estambul

Marianne North y su última aventura a un Chile salvaje.
Geraldine MacKinnon.
Z-Magazine, Estambul, Septiembre de 2017.
(Traducción hecha por mí, sin editar)


“El sueño de la Naturalista” Acuarela sobre papel, 2011. Esta obra 
ilustra el deseo de Marianne North de venir a nuestro país. Las flores 
en la imagen forman parte de sus pinturas.


La primera naturalista que estudié cuando empecé a trabajar como ilustradora botánica fue Marianne North. Encontré por accidente un sitio web con partes de su biografía y obras el año 2009 y me sorprendió mucho saber que había venido a Chile a pintar nuestras hermosas plantas en 1884. No conocía la gran mayoría de las especies, así que empecé a investigar.

Marianne North nació en Hastings, Inglaterra en 1830. Esta dama Victoriana representa a la perfección el espíritu aventurero de muchas mujeres europeas de su época, quienes atraídas por la idea de conocer nuevos mundos salvajes, abandonaron las comodidades de sus vidas en la riqueza y emprendieron largos viajes en la búsqueda de nuevos horizontes. Muchas de ellas querían desentrañar los secretos ocultos de la naturaleza, estudiando ciencias naturales o antropología. Otras eran cazadoras, pescadoras o coleccionistas de aves, plantas e insectos.
Entre 1870 y 1920 conocimos a las primeras mujeres que desarrollaron lo que hoy conocemos como “conciencia ecológica”, y dedicaron sus vidas a escribir y hablar sobre la importancia de proteger animales y plantas, y promovieron el cultivo de huertos en las casas y en los espacios públicos. Algunas escribieron e ilustraron literatura infantil para educar a los pequeños, enseñándoles a respetar y cuidar a los animales.
El caso de North es bastante especial. Hija de un importante político inglés (Friederick North), estudió canto y música desde muy pequeña, pero más tarde decidió dedicar su tiempo a pintar con acuarela -técnica tremendamente popular entre las niñas y mujeres de su tiempo-. Marianne era muy cercana a su padre y nunca se casó. Junto a él recorrieron Europa y visitaron lugares exóticos y antiguos como Egipto, Italia y Grecia. Poco después de cumplir los 40 años, su padre fallece y Marianne entró en una fuerte tristeza y depresión.
Pronto decide dejar su casa en Inglaterra y viaja a Canada con una amiga, pero pronto se da cuenta de que prefiere estar sola, así que continúa sus viajes sin compañía. Desde ese momento, Marianne empieza a pintar al óleo sobre madera cubierta en tela. Decide pintar cada paisaje y planta que llama su atención. Decide que pintar la naturaleza será su nuevo estilo de vida y con el dinero de su herencia financia sus viajes a Estados Unidos, Jamaica, Brasil, Tenerife, Japón, Singapur, Sarawak, Java, Sri Lanka, India, Australia, Nueva Zelandia, Sudáfrica, las islas Seychelles y por último, Chile. Algunas de las plantas que pintó fueron descubiertas por ella y, por lo tanto, llevan su nombre.

Su viaje a Chile en 1884 duró solamente cuatro meses pero dio origen a las más hermosas pinturas de la singular flora chilena y a paisajes que hoy no existen. Esto ilustra la fuerza de su deseo descubridor y de mostrar en su país lo bello de lo que llamó “el jardín del mundo”. 
Los escenarios que Marianne pintó han cambiado radicalmente: algunos lugares que en ese entonces eran fundos privados hoy son áreas de conservación (por ejemplo el PN Nahuelbuta), aunque otros han tenido peor suerte, como las hermosas costas deshabitadas de Concón donde la vida silvestre lucha por sobrevivir en unos pocos kilómetros cuadrados.

“Araucarias en Nahuelbuta”. Acuarela sobre papel, 2011.


Lo que la trajo a Chile en primera instancia fue la necesidad de completar su colección de Araucarias del mundo: ya había pintado la especie brasileña y la australiana. La búsqueda de las Puyas o Chaguales que crecen en la costa y los cerros de la zona central también llamaban su atención. Así, pintó las magníficas araucarias que vio en la Cordillera de Nahuelbuta. En la misma región, hacia el este se encuentra Lonquimay: una localidad andina donde crecen antiguos bosques de araucaria. Lonquimay aun es una hermosa provincia que alberga a estos impresionantes árboles. Cada otoño comienzan a caer abundantes nevadas que a veces aíslan a sus habitantes. Las araucarias permanecen en silencio en las montañas blancas y solitarias.

Mucha gente le advirtió que no viniera, pues su salud se había debilitado mucho con todas las largas y difíciles travesías en barco. Pero la obsesión por terminar su gran obra era más fuerte que cualquier cosa. Después de este, su último viaje, North vuelve a Inglaterra para construir con sus propios recursos la famosa galería que alberga sus más de 800 pinturas en el Jardín Botánico de Kew. Ella misma diseñó el pequeño edificio.

El aspecto más relevante de este registro para nosotros como chilenos es que nos permite visualizar lo hermoso que era nuestro país antes del desarrollo industrial del siglo XX. Es a la vez reconfortante y triste ver estas hermosas pinturas en la galería de Kew: hasta pareciera ser un paraíso exótico, como cualquier lugar tropical. Por muchos años -y hasta hoy en muchos casos- los escolares aprenden sobre la naturaleza chilena de un modo muy general, donde se les mencionan apenas un par de flores como el copihue (Lapageria rosea) y alguna que otra, con suerte. Si la obra de North pudiera entrar a las salas de clase, los niños y adolescentes verían la joya que tenemos y lo importante que es cuidar de lo poco que nos queda.

Esta investigación ayudó a conectarme con la belleza y fragilidad de mi país con su variedad de paisajes y además, reafirmó mi obsesión como mujer artista: dedicar mi trabajo a registrar y mostrar las plantas en un mundo donde es urgente hacer cambios profundos en cómo los humanos nos relacionamos con todos los otros seres.

Marianne North: mujer, viajera y exploradora del siglo XIX es en primer lugar admirable por hacer su sueño realidad a pesar de las dificultades de su tiempo. Ella quería ver el mundo con sus propios ojos.

Puedes ver la investigación que realicé el 2011 en el siguiente link:

Imaginando una nueva escuela – bocetos de una idea

Anoche, volviendo de estar todo el día en la Biblioteca acompañando la clase de Fred y conversando con algunas de mis compañeras del Cinc, tuve esta visión de una nueva Escuela de Arte.
Una Escuela que se salga de la visión occidental antropocéntrica y centrada en el ombligo de, más encima, el HOMBRE.
La visión o posición de estarse mirando a una misma y sus procesos personales para mí, debe terminar en la educación artística superior y es más, debiera concluir en la adolescencia. Después de eso, la interacción con el estudio artístico debiera abrirse al rol de cada uno en relación al entorno, incluyendo todas las esferas y capas de éste: familia – hogar (en su sentido más amplio), barrio, ciudad, lugar geográfico, país y por cierto el entorno biológico/natural (ya muy habitado) donde se desenvuelve la persona, incluyendo a todos los seres que lo habitan, sin excepciones.
Siguiendo los planteamientos de Donna Haraway, la Educación Artística de los jóvenes debiese transcurrir en simpoiesis con aquellos que estudian Ciencias y otras áreas del conocimiento, generando interacciones más allá de sus campos de origen.

(Google)

Entonces, la nueva Escuela de Arte ya no tendría al HOMBRE ni lo humano como centro, si no al Ecosistema, viéndose éste como un todo, que involucra desde un átomo o un microbio hasta las interacciones de los seres vivos con el clima de la Tierra, por ejemplo.
La Educación Artística universitaria, debe transitar desde la adolescencia (afirmación del yo, construcción de sí mismo y de la identidad) hacia la madurez y la maternidad/paternidad entendidas como una visión inclusiva, de hacer comunidad, de pensar en conjunto, haciéndose cargo de cuestionar y reflexionar en torno a problemáticas que van más allá del individuo, buscando desarrollar y potenciar las interacciones de todos los actores del ecosistema.
Queda atrás la vieja pregunta de Ser o no Ser, Pienso luego Existo, etc. Por que el ser no puede separarse del somos, incluyendo a todo.
La nueva escuela se hace cargo del tejido del ecosistema y no deja de lado a nadie. Se buscan las interacciones multi e interdisciplinarias. Se asume que las islas en el conocimiento no son reales ni posibles y que la interdependencia es la clave de las relaciones y de la existencia misma.
Es un error pensar que existen sistemas u organismos autónomos.
Es un arte no parcelado, abierto, generoso, inclusivo. Lo femenino y masculino en interacción positiva, constructiva, potenciando las imaginaciones y los talentos personales y colectivos.

Imagino que si el foco y estructura profunda de las manifestaciones culturales puede cambiar, toda la sociedad puede hacerlo.

Investigar sobre una planta que no tienes a tu alcance: El Cacao.

Antigua ilustración de Theobroma cacao, Alemania.
Fuente: Google.
Cuando queremos hacer la ilustración de una planta, es muy importante recabar la mayor cantidad de información posible, tanto en términos botánicos, registros fotográficos, otras ilustraciones de toda clase y época, la relación de la planta con el ser humano, etc.
En marzo pasado tuve que investigar muchas plantas tropicales en Kaua’i y aunque las dibujé, hice pruebas de color y les tomé fotos, la información que obtuve no es suficiente hoy. Por otro lado, la distancia temporal y no tener el modelo presente, hace que la atención se diluya y es algo complicado sentarse a pintar con entusiasmo si no tienes mucho qué mirar y la planta pareciera parte del pasado (me ha sucedido así algunas veces). 
Por eso, nada mejor que un estudio rápido, completo y preciso de la planta antes de empezar, para empaparse de ella completamente y bueno, también encantarse con el tema.
Mi ejemplo de hoy es el Cacao, Theobroma cacao, el árbol sagrado centro americano de donde viene el amado, codiciado y exquisito chocolate. Sin duda un gran regalo producto de la curiosidad alimentaria de la gente y las maravillas ocultas que traen las plantas.
Qué no podríamos decir del Cacao…una de las pocas especies de plantas en el mundo cuyas semillas se transan en las bolsas de comercio, moviendo billones de dólares al año…que para la producción del dulce chocolate muchas veces se usa mano de obra infantil esclava, o que los españoles quedaron literalmente vueltos locos con el brebaje misterioso y mega reconfortante que tomaban los aztecas, que hasta tenían una diosa para el preciado árbol. 
Ixcacau, la Diosa del Cacao (Google)
La definición de Theobroma cacao en Wikipedia 
Un Herbario tridimensional del árbol del Cacao. Estas reliquias preciosas del siglo XIX 
hoy se transan en las grandes casas de remate y en anticuarios europeos (Google).
Ilustración botánica antigua del Cacao, con énfasis en la flor, muy pequeña con respecto al gran y vistoso fruto. (Google)

Fruto abrierto y semilla del cacao, la que después se transforma en chocolate.
Fotos: Geraldine MacKinnon.
Mi escritorio en Kaua’i mientras pintaba el fruto del Cacao.
Entonces, para tener una visión global de las plantas, recomiendo investigar lo más posible. Pocas plantas tienen tanta información de tantas clases diferentes como el Cacao, pero siempre hay cosas interesantes que se pueden encontrar indagando más profundo (y ustedes lo saben!!!). 
Estudio inconcluso del fruto del Cacao. Kaua’i 2017.
Antiguo diario de plantas tropicales en acuarela opaca, autor(a) deconocido(a). 
Foto: Geraldine MacKinnon, 
National Tropical Botanic Garden, Kaua’i 2017.

Algunas de mis fotos de registro del árbol, el fruto y las hojas.
Con todo esto, la idea es armar una composición nueva, creada especialmente para mi interpretación del cacao. Es decir, incluiré los elementos que considero relevantes para lo que quiero destacar de esta famosa especie. Así que, muy pronto podré mostrar el resultado de mi experiencia ilustrando el cacao. Para terminar, les dejo un interesante documental que muestra la cruel realidad en las plantaciones de cacao en África, donde compañías gigantes del chocolate hacen la vista gorda al terrible tráfico de niños esclavos y a los peligros que enfrentan al ser engañados, cambiados de país y obligados a trabajar con filosos y pesados machetes. Para pensar qué chocolates compramos la próxima vez.

Definiendo Ilustración Botánica

Franz_Bauer00.jpg
Franz Bauer, 1748-1840.


“La ilustración científica de las plantas es un aspecto importante del, más amplio, mundo del arte botánico, definida por su propósito como una ayuda para el estudio y clasificación de especies. Botánicos e ilustradores trabajan juntos dentro de una relación sinérgica que resulta en ilustraciones específicamente diseñadas para complementar el texto. Las ilustraciones botánicas se utilizan para ilustrar “floras”, monografías, guías de campo e investigaciones. El artista sigue convenciones establecidas que incluyen una preferencia por el trabajo en blanco y negro, una habilidad para crear dibujos desde especímenes de herbario y la producción de magnificaciones detalladas de partes fundamentales de los especímenes. La precisión técnica es esencial pero los límites entre arte e ilustración son difíciles de distinguir, dados a menudo más por el propósito que por el estilo.”


Definición actual de “Ilustración Científica –Botánica- de la ASBA (American Society of Botanical Artists, 2014), originalmente en inglés.


¿Cuál es la diferencia entre Ilustración Botánica, Arte Botánico y pintar flores?


La forma más sencilla de explicarlo, es que las diferencias están relacionadas con el énfasis:


  • En la ilustración botánica, el énfasis está puesto en el registro científico y la precisión botánica que permita la identificación de una planta. Los registros también pueden incluir a la planta creciendo en su ambiente natural.
  • En el arte botánico el énfasis está puesto en la planta o la inflorescencia pero sin incluir necesariamente toda la información que necesitan los botánicos. Hay un énfasis mayor en las cualidades estéticas que se encuentran en la especie.
  • En la pintura de flores, las flores suelen verse en jarrones o en un contexto de naturaleza muerta, en un jardín o en el campo. El énfasis está puesto en crear un cuadro donde las características botánicas no son lo más importante.


4827266.jpg
Margaret Mee, 1909 – 1988


Hoy el trabajo de los ilustradores botánicos involucra crear ilustraciones científicas muy detalladas que muestran:


  • El hábito de la planta: la forma en que la planta crece.
  • Estructuras y detalles asociados a la reproducción: usualmente se incluyen disecciones de partes de la planta.
  • Otras características relevantes para la identificación: incluyendo las que pueden observarse bajo el microscopio.


Los ilustradores botánicos suelen trabajar observando plantas reales:


  • Ya sean plantas colectadas hace mucho tiempo o en lugares lejanos y que se mantienen en forma de herbarios,
  • O plantas vivas que se encuentran en jardines botánicos en todo el mundo,
  • O especímenes colectados con autorización en áreas de conservación de la vida silvestre,
  • O especímenes cultivados en sus propios jardines.


Es muy común también que los ilustradores botánicos viajen a diferentes partes del mundo a buscar plantas raras en sus ambientes naturales.
ForestBouquetIIRussianChoice.jpg
Alexander Viaszmensky, Rusia.

¿Qué es el Arte Botánico Contemporáneo?


inky_leaves_01.jpg
Jess Shepherd, Inky Leaves. De su exposición “Leafscape”, 2016.


Muchos de los ilustradores botánicos hoy usan la palabra “contemporáneo” para definir su trabajo. Con esto quieren decir que su obra “pertenece al presente”, siendo este uno de los significados de la palabra.

Sin embargo, “contemporáneo” también puede ser usado para denotar innovación y originalidad, marcando la diferencia con la ilustración botánica clásica -del pasado. En las grandes exhibiciones juradas que se hacen en Inglaterra, como la ya tradicional exposición anual de la Royal Horticultural Society, vemos que los jueces han hecho hincapié en las ilustraciones que muestran a las especies de maneras novedosas, no vistas antes. Este es el nuevo gran desafío para los ilustradores que quieren inscribir su trabajo en los circuitos internacionales.

El trabajo de Mariko Ikeda “Pandanus”, ganó el premio a la Mejor Exhibición en la competencia de la RHS este 2017.
pandanus-800_orig.jpg
img_9771.jpg
Mariko Ikeda, Japón, 2016



Textos extraídos del blog http://www.botanicalartandartists.com/  y reglamento ASBA.

Empezar el año


Mi escritorio en El Colegio de Ilustración Botánica.

Hola a todos!!!

Este es mi primer post del 2017, me he demorado mucho en partir este año en el blog. Este mes ha sido intenso pues ya están andando a toda máquina los cursos de verano y he estado trabajando en cosas nuevas que iré publicando durante el año. Tengo la sensación de que este año será mucho mejor que el anterior que, a pesar de las muchas dificultades que tuvo, me dejó muchas cosas buenas, como mi nuevo taller y la sala de clases El Colegio de Ilustración Botánica.

He estado haciendo mi lista de tareas para el 2017 y hay mucho que hacer:
Primero estoy preparando mi viaje de Residencia Artística a Kaua’i (Hawai’i) donde voy a trabajar dos semanas junto a 10 artistas de USA y Japón en la flora tropical de las islas hawaiianas. Es mi sueño hecho realidad, pues desde niña siempre he tenido una obsesión con Hawai’i y toda la Polinesia, y ya son 10 años desde que me fui a vivir a Rapa Nui. Por lo mismo es un hito muy importante: podré volver a conectarme con mi querida Polinesia (que no visito hace 8 años), conoceré a un grupo de artistas botánicos muy talentoso y podré aprender de ellos, tendré la fortuna de trabajar en el Jardín Botánico Tropical más bello del mundo y podré retomar el surf en aguas calentitas!!!

Esta semana además, fui a Plop! Galería a buscar los cuadros que mostré en la expo colectiva “Naturaleza Ilustrada” y me encontré con una linda sorpresa: una libreta con una de mis orquídeas, que está disponible en Plop! Muchas gracias a Pati y Claudio Aguilera, su galería es lo máximo, admiro mucho todo lo que han logrado!

Las 4 obras que expuse en la galería están disponibles para la venta.
También fui al Centro Cultural La Moneda a buscar dos fotos viajeras que fueron parte de la exposición “Álbum de Chile” curada por Gonzalo Leiva. Estas fotos fueron exhibidas primero en el CCLM y luego viajaron con una versión más reducida de la expo a Valparaíso, Antofagasta y Concepción. Aquí unas fotos del catálogo.

Estas dos fotografías están montadas sobre foam board de alta calidad y están disponibles para la venta en mi taller. Ambas son de tamaño A3 aproximadamente. Fueron impresas por el equipo de “Álbum de Chile” cumpliendo las exigencias de conservación necesarias para ser exhibidas en museos.
Por otro lado, estoy incursionando en otras técnicas e investigando mucho para llevar mi trabajo de ilustración botánica a otros lugares que no he explorado. Cuando tenga resultados los iré mostrando.
Y por último, les recuerdo que estamos trabajando arduamente en la quinta versión del Curso de Ilustración Botánica en el Instituto de Geografía UC, y que ya hay muchas postulantes y alumnas inscritas. Este año viene recargado de cosas nuevas y mejorado para que sea una mejor experiencia de aprendizaje. 
Un gran abrazo a todos y espero seguir contribuyendo a la valoración de las plantas y a crear un mundo más amigable en la medida de mis capacidades.
G.

Noticias de Fin de Año, se nos va el 2016!

Ramilla de Ulmo pintada en clases – Senda Darwin 2016
Cae la noche en el laboratorio de la Senda Darwin.


Una vez más llegamos al último mes del año. No deja de impresionarme la velocidad con que van pasando y cambiando las cosas; el año 2016 empezó algo furioso y viene terminando mucho más alegre, menos mal! 

En fin, quería contarles que el lunes recién pasado llegué de mi esperado viaje a la Senda Darwin en Ancud, Chiloé, donde tuvimos la segunda versión del Curso de Ilustración Botánica de Campo, que fue todo un éxito. Esta vez nos enfocamos más en reflexionar sobre la relación Arte-Ciencia y cómo podemos fomentarla desde nuestros ámbitos de trabajo. Y bueno, dibujamos y estudiamos botánica en el maravilloso bosque templado chilote, un verdadero tesoro para nuestro país. Dentro de poco escribiré un post especialmente dedicado a esta experiencia para contarles más detalles.

Las personas detrás de del Curso de Ilustración Botánica de Campo: Matías Guerrero, Fernanda Oyarzún, Javiera Díaz, Silvia Lazzarino, Belén Gallardo y yo. Falta sólo la capísima Nelida Pohl.


Ayer 30 de noviembre, tuve la oportunidad de participar en la última charla del ciclo Ladera Sur – Mapa 2016. Junto a Isabel Infante (Flor de Chile) y Daniela Fabres (Mise en Scene) hablamos a un curioso público de nuestros trabajos. Lo entretenido es que las tres hacemos cosas muy distintas pero el tema común son las plantas. La charla estuvo súper buena y al terminar nos quedamos un rato conversando con los asistentes y compartiendo unas ricas cervezas Guayacán, que estaban ideales en el día tan caluroso!
Ayer en la charla de Ladera Sur…link al artículo AQUÍ
Por último, les cuento que como todos los años estoy preparando mi venta de Navidad, donde podrán encontrar obras originales, estudios y reproducciones de diferentes tamaños y precios. Hay muchas cosas y sería súper que pudieran venir a darse una vuelta y de pasada conocer la nueva Sala de Clases El Colegio y mi taller. La venta será aquí en La Reina entre los días 8 y 11 de diciembre. Mañana enviaré mail oficial de invitación.
Mini print Placea amoena

Ojo que la exposición Naturaleza Ilustrada sigue en cartelera hasta el 12 de diciembre en Plop Galería, vayan a verla antes que se acabe!
Muchos cariños a todos y nos vemos muy pronto!